En respuesta a Javier María

Artículo que publicó El País Semanal, el Domingo 24 de Mayo de 2009.



En el artículo aparecido en EPS, el 10 de Mayo, titulado “Día de confesiones”, Javier María aconsejaba a Arturo Pérez Reverte que no hiciera público qué desayunaba, qué leía mientras desayunaba o qué música escuchaba en el coche.
Javier Marías señala que llamó a Pérez Reverte para sugerirle que no publique este tipo de cosas, a lo que este le respondió: “Tienes razón. Voy a llevar más ojo, me estoy amariconando”.
J.M. enumera un sinfín de actividades castigadas por la “ley social culta”. Señala que, “todos tenemos gustos o pasiones indecentes o que, aunque no lo sean, solemos ocultar”. Todas estas pasiones inconfesables, tales como leer revistas del corazón, escuchar coplas, ver la película, “Las cosas del querer” o la serie de TV, “Amar en tiempos revueltos”, al parecer según Arturo Pérez Reverte, son “mariconadas”.
A mi juicio, lo verdaderamente indecente es que en nuestro imaginario colectivo, en nuestro lenguaje coloquial, y aún más grave, que escritores considerados como referentes de la cultura de este país, sigan atribuyendo roles, comportamientos, y actitudes erróneas hacia un colectivo tan amplio y plural, ni más ni menos que como la propia sociedad en su conjunto, como el colectivo homosexual.
Esto pone de manifiesto que la igualdad real aún no ha llegado, y me temo que aún nos quedará mucho pelear para que se haga efectiva la no discriminación por razón de condición sexual.

1 comentario:

Luna dijo...

Ole, ole y ole por mi Raúl. Ayer cuando en Facebook leí que te habían publicado lo que escribistes estuve buscándolo por internet pero no hubo manera, mañana te iba a preguntar, cuando nos vieramos para que me lo enseñaras, porque tenía muchas ganas de leerlo. Me ha gustado mucho como lo has redactado. Me parece mentira que alguien como Pérez Reverte se exprese así. Has hecho muy bien enviando la carta al director y me alegro mucho mucho mucho que la hayan publicado. Todos somos iguales, sin distinción, aunque como bien dices todavia hay mucho camino que recorrer, la mentalidad de muchas personas se quedaron estancadas en algún lugar de siglos pasados.
Sigue luchando y opinando todo lo que piensas, yo me siento muy orgullosa de tener a un compañero y amigo como tú, que no lo cambiaría por nada del mundo.
Besitos y nos vemos mañana y hablamos largo y tendido.
Muacksssssss