MI PELÍCULA

Es saludable, mentalmente hablando, auto-inspeccionarnos de vez en cuando. Al final de una etapa, de un camino, o simplemente, cuando creas que un período de tu vida ha finalizado y te dispones a emprender otro rumbo distinto. Ese otro rumbo, no tiene porque estar alejado del que abandonaste, sino debe ir en paralelo, poniendo en práctica todo aquello que aprendiste de ese tiempo vivido.
Yo ahora ando liado en esa inspección de la que hablaba en el primer párrafo. Sí, yo nací un 5 de Marzo del año 82, en una pequeña ciudad del Sur-Oeste de la Península Ibérica. Mi pequeña Ciudad me acompañó en mi primera "etapa vital".
Mi primer "trayecto vital", podría ser la infancia, sin embargo me gusta aunarla junto a la adolescencia y principios de juventud. Para mí, Infancia, Adolescencia y Juventud, es lo mismo. Anhelos por cumplir, paisajes por andar, horizontes que mi vista no alcanzaba. Mundos desconocidos que me atrapaban.
Recuerdo, cuando en la parada del autobús que me llevaba al Colegio (del que no guardo buen recuerdo), mientras esperaba la llegada del bus, cerraba los ojos y aprovechando que por la zona se divisaba la Carretera N-630, más conocida como Ruta de la Plata, viajaba sin moverme del espacio ni del tiempo. Iba a tantos sitios quería, pero eso sí, siempre al Norte. Y Asturias, ya desde bien pequeño estaba en mis viajes de infancia.
Ese sentimiento de huida, no mostraba nada más que una realidad latente en mi entorno. Sentía la imperiosa obligatoriedad de "salir corriendo" de donde nací, del entorno que lo rodeaba, de construirme a mí mismo desde mis propios valores, desde unas referencias que nada tenían que ver con mi sentimiento de pertenencia, desde mi propia visión del mundo y no menos importante, (aunque en ese momento no lo pensara), era la urgente necesidad, de aceptar mi homosexualidad. Esa homosexualidad no aceptada, siempre renegada delante del espejo. ¡Ay, aún recuerdo cuando delante del espejo me decía "no soy maricón"¡, o sufría porque había fallado a mi madre. También pensé que si quitarme del medio sería más fácil.
Total, que seguramente los deseos de "huir" tenían que ver con un cúmulo de cosas: ambiente familiar nada propicio a la estabilidad, un sentimiento de pertenencia no aceptado por mi parte, y el "autoexilio" por amar y sentir diferente.
Comienza el viaje: Aún hoy continua, ojalá nunca acabe. Cádiz. Allí estudié durante dos largos años. Para mí supuso un primer escalón en mi búsqueda de mundos distintos y diferentes a los que por “ley social” deberían corresponderme. No guardo un buen sabor de boca de aquel tiempo, no obstante, aprendí una profesión que me permite utilizarla como una herramienta para conseguir mis objetivos finales. No culpo a Cádiz, ni mucho menos a los y las gaditanas. Simplemente, creo que era yo el que reflejaba que aún no era libre de mi prisión. "Todo aquello que vemos depende de los ojos de quien lo mira".
De Cádiz, de nuevo destino Mérida. Una breve etapa de año y medio, engañándome otra vez con mi sexualidad, intentado ver que el entorno que por normalidad tendría que aceptar, al que tenía que querer, y en el que tendría que permanecer. De nuevo, los “sueños de un niño a la espera del autobús del colegio”.
Nuevo trayecto, esta vez con Destino; “El Alma”. "Bienvenidos a Managua, Capital de la República de Nicaragua". 5 de Febrero de 2005, bajo la tutoría de la Agencia Extremeña de Cooperación Al Desarrollo. Junto con 15 chavales, de los que yo era el más pequeño de edad, de iguales inquietudes, de parecidas vivencias y sobre todo, del mismo compromiso por cambiar las "reglas de juego" de un mundo, que tiene demasiado acostumbrados "a los de siempre a perder contra los mismos".
¿Quién dijo que el Primer Mundo es este, y el Tercero aquel? ¿No será que la clasificación la hacen los primeros, sin mirar a los Terceros?.
Después de esta "aventura Nica”, nada en mi vida volvió a ser como antes. Nada, ni en lo cercano, ni en lo lejano. Y por muchos "destinos" que recorra, siempre habrá un destino final, que más tarde o más temprano lo ejecutaré. "Destino: Compromiso con los pueblos empobrecidos por el pobre Primer Mundo", y con los desheredados de su propio destino. Decía un Cooperante Nica, “que sólo aquellos que hemos vividos la exclusión en primera personas, podemos trabajar contra la exclusión”.
Mi huida hacia adelante, hacia la construcción de mi propio YO prosigue su camino. Siguiente Etapa: Una zona del Norte de España, que ya vislumbraba desde mi parada del autobús escolar. Asturias.
Fueron las lecturas que me transportaban, y me abrían una ventana al mundo desconocido, los que reconfirmaban que la “tierrina” era mi sitio.
11 de Septiembre de 2005: Destino: Gijón.
¿Recuerdas Raúl, las lágrimas en el tren durante el viaje? ¿Recuerdas los miedos y las incertidumbres que convertías en valentía y en seguridad? ¿Recuerdas, el miedo al fracaso y tener que regresar a la pequeña Ciudad del Sur-Oeste donde se suponía que estaba tu entorno familiar? ¿Recuerdas, como nada más entrar en el Puerto de Pajares, el Alma se encogía y llorabas diciendo: Sí, ahora sí es mi vid a.? Y cómo no te ibas a acordar, del sonido de la Azafata. "Estamos en Gijón, final del trayecto. Y en la Estación de Feve de Xixón, a las 22.00 de la noche, con una sola maleta roja, la cual contenía la selección de lo que quería que me acompañara de mi vida anterior en esta nueva que iba a dar lugar. Comenzaba la cimentación de mi nueva vida.
Tras la salida de la Estación, nada más ni nada menos, que la vida en Vivo y en Directo. Incertidumbre, miedo, alegría, llanto, inseguridad, oscuridad, esperanza, soledad...pero eso sí, ahora era yo quién decidía de qué manera me situaba en un mundo, que no aprendió en veintiún siglos de historia, a tolerar lo diferente, lo raro, y que expulsaba a todo aquellos que no profesaran la doctrina “normal”.
Ahora sí, ahora era feliz, y lo fui, como nunca antes lo había sido.
Aventuras, viajes, conocimiento, aprendizaje, desilusiones, novedad, amor, desamor....una vida en tan sólo dos años. Marché otro 16 de Septiembre de 2007. Destino incierto.
Al contrario que la ida a Asturias, donde todo era ilusión y esperanza acompañando de una pequeña dosis de inseguridad. La Vuelta, era desilusión, acompañada de un pizca de ilusión. Me habían herido el corazón. Sólo se sufre por aquello que verdaderamente amaste. Y yo amé y mucho, hasta tal punto que me olvidé de amarme a mí. Tenía que irme para poder "resituarme" a donde estaba antes de la llegada. Percibía, que tenía que encontrarme nuevamente. No obstante, nunca me despedí ni me fui para siempre. Sólo fue un Hasta Pronto. Volveré, no lo dudéis.
El Destino Incierto, me llevó a una Ciudad artísticamente preciosa, pero humanamente muy mejorable.
Sevilla, 25 de Septiembre de 2007.
Comienzo de una "nueva vida" dentro de esta misma. A pesar de las experiencias anteriores, esta nunca la había pensado ni elegido. Fue la vida por azar, la que me trajo hasta aquí.
Objetivo: Formarme, estudiar aquello que siempre anhelé y aprovechar todas las oportunidades que esta Gran Ciudad, Capital del Sur de España, te permite. Una ciudad donde conviven tradición con modernidad, modernos con tradicionalistas, vanguardia y tópico, soñadores y conformista, semanasanteros y ateos, folclore rancio con cultura moderna. Esta casuística de sevillanía conviven en una misma ciudad, y eso la hace "diferente" y "democrática", porque te permite elegir de entre todas las posibilidades dadas, tu propia ciudad, y hacer de ella "TU SEVILLA".
Todas estas experiencias, por sí solas, intensas e inolvidables, no tendrían la misma capacidad en mi corazón de no ser por todas las personas que me fui encontrado en mi maravilloso recorrido por todas estas vidas, siempre vividas en una misma vida. Natalia, que me dio arropo para que el frío norteño no apareciera nunca en mi corazón. Tú tampoco nunca podrás salir de mi corazón, te llevo siempre y en cada nueva vida que viva tú serás un punto de referencia. Siempre, sé, que en mi “Xixón” de mi alma tengo una alma gemela, que es la lealtad hecha mujer. Piedad, a ti que decirte que no te haya dicho ya, que eres muy linda, que igual que Natalia, siempre serás un punto de apoyo y un campo base en cualquiera que sean los avatares de mi futuro,una amistad truncada por la deslealtad. Javi, un amor que se rompió por la falta de sinceridad, pero Gracias por haberme enseñado a amar. Celia, Silvia, Quique, Julián, Mauro, Virginia, Aránzazu, Leo, Miriam, Juanma, Inma, Mercedes "mi asturiana más sevillana", Bea, María, Paloma, Marga,.....También componéis mi álbum de recuerdos y agradecimientos.
En cada momento, cada uno de estos NOMBRES juegan o han jugado un papel fundamental en la construcción de ese “sueño de parada de autobús”.
La vida sigue, cada uno seguiremos, por caminos distintos seguro, pero siempre en paralelo. Y ojalá, que "tantas vidas por vivir", las pueda vivir siempre a vuestro lado, con vuestro cariño y apoyo.
La vida continúa, próximo destino ¿.................?

3 comentarios:

guada dijo...

Siempre buscamos la felicidad...sin darnos cuenta de que está en nosotros mismos... a veces hay cosas que nos ciegan o que simplemente distorsionan lo que tenemos delante ...o mejor dicho ...lo que tenemos al lado ...pero en el momento en que la venda deja un "cachito" para mirar...o la nubecilla se dispersa....vemos lo que realmente tenemos....la vida es caminar...y los caminos no son todos iguales...no quiere decir que unos sean mejores que otros...simplemente son diferentes... para llegar a la cima de una montaña y mirar desde allí...no tienes un camino fácil...

me ha gustado esta entrada...me ha dejado conocer un poquito de tí ...y la verdad ...me gusta lo que he visto .

Luna dijo...

Lei este post en cuando me avisastes que lo habías escrito, y quise contestarte pero con tranquilidad. Aún no estoy de relax, ha sido una semana muy ajetreada, espero mañana decirte todo lo que me hizo sentir al leerte. Un besito muy grande

Anónimo dijo...

Vengo de ver tu comentario en el blog de Concha Caballero y ahora he leido esta entrada de tu blog. Ojalá no pierdas el compromiso que parece que tienes, hace falta gente así rondando por el planeta ;)


Un saludo y un abrazo